Mi tipo de piel: porqué es básico identificarlo

Existen 5 tipos de piel y es muy fácil identificar el nuestro. Verás cómo eligiendo los productos que correspondan a tu tipo, cambiarán el comportamiento de tu piel para bien.

 

Es muy difícil tener la piel reluciente y bien cuidada si no se comprende que existen diferentes tipos de organismos y por ende, de piel.  

En ocasiones, el comportamiento cutáneo puede cambiar debido al clima o la edad, pero el tipo de piel tiene un origen genético y se mantiene a lo largo de toda la vida.

 

¿De qué depende la definición?

Básicamente, el tipo de piel se define por el nivel de grasa que podemos encontrar en el rostro.  También está relacionado el nivel de sensibilidad (qué tan seguido se enrojece o surgen erupciones) o si reacciona diferente a cambios bruscos de temperatura o ambiente.

Cabe mencionar que, en los tipos de piel, no hay absolutos; es decir, si la piel grasa es propensa al acné, esto no quiere decir que todas las pieles grasas tengan barros.   Cada cuerpo es diferente y cada sistema puede tener sus propias excepciones.

 

Piel normal

No es ni grasa ni seca, tampoco presenta muchos poros abiertos y no tiene signos de acné. No presenta imperfecciones a simple vista y se mantiene estable ante clima y ambiente.

 

Piel grasa

Se caracteriza por un constante brillo, debido a que segrega más sebo. Por lo general, tiene los poros abiertos y es más propensa a barros y espinillas.  Una ventaja: es la que más tarda en mostrar signos de envejecimiento.

La solución no es el exceso de limpieza, pues se puede rayar en el maltrato. Lo mejor es elegir los productos adecuados.

 

Piel mixta

La piel mixta es normal a seca en mejillas pero grasa en la zona T (frente, nariz y barbilla).  Es la más compleja porque se puede combinar brillo y barros por un lado y descamación por resequedad al mismo tiempo.

 

Piel seca

La piel se siente áspera y tensa.  Retiene menos humedad, por lo que los signos de envejecimiento se pronuncian de forma temprana. 

Son pieles que pueden rayar en lo sensible si no se les cuida.  A veces luce apagada e incluso puede dar mucha comezón.

 

Piel sensible

Es muy reactiva a los cambios, tanto hormonales, de edad, de temperatura o de ambiente (áridos, arenosos, boscosos, ventiscas, etc.)  Presentan irritaciones y enrojecimiento, aunque algunos casos llegan al prurito (erupciones).  

Tienen riesgo de presentar dermatitis, sobre todo en los párpados o en las zonas con capas de piel sumamente delgadas.

 

¿Qué tipo de cuidados requiero?

Entre más seca sea tu piel, necesitarás de productos más aceitosos o con mayor poder humectante (retención de agua); las cremas y los sérums serán tus amigos.  

Entre más grasa sea la piel, los tónicos y las lociones te beneficiarán por su poder astringente y su poder de limpieza, aunque ojo, nunca debes dejar de usar crema, incluso si brillas mucho.

El truco está en saber elegir los productos que corresponden a tu tipo de piel, ya que se adaptarán a lo que cada zona necesita.

 





Crema Hidratante de Noche
Regenera la piel y aporta un efecto lifting
$549.00
$439.20
Crema Hidratante de Día
Previene los signos de la edad y el envejecimiento
$520.00
$416.00
Tónico Facial
Equilibra el pH y ayuda a minimizar los poros
$235.00
$99.00
¿Quieres nuestros productos? Ir a tienda en línea