Cuándo y cómo cuidar la piel de los adolescentes

Siempre que se trata del cuidado de la piel es muy común que solo se hable de rutinas para los 20, 30, 40 años; sin embargo, ¿qué pasa antes? Porque es justo a los 20 cuando comenzamos a establecernos una rutina de belleza y ponemos más atención en el cuidado de nuestro rostro, pero es en la adolescencia cuando en realidad podemos prevenir.

CUANTO ANTES, MEJOR
Si se trata de prevenir el proceso de envejecimiento cutáneo es sumamente importante iniciar una rutina de cuidados en la adolescencia, sobretodo en lo que respecta a limpieza, hidratación y protección solar.

¿QUÉ SUCEDE EN LA PIEL ADOLESCENTE?
Aunque las señales de un piel joven son buena hidratación, tersura y luminosidad, existen algunos "problemas" que pueden aparecer como: exceso de grasa, puntos negros y acné, principalmente. De ahí la importancia de adoptar una rutina a esta edad (entre 15 y 25 años aproximadamente). Dado que la pubertad es una etapa de cambios hormonales, las consecuencias para la piel suelen ser en su mayoría, desórdenes foliculares y una mayor secreción sebácea. Las pieles adolescentes se suelen caracterizar por la aparición de espinillas, granos, sebo y poros dilatados, que pueden acabar derivando en el temido acné.

Y ENTONCES... ¿QUÉ CUIDADOS NECESITA?
Existen cuatro pasos básicos y súper fáciles que un adolescente debe seguir.

  • Limpieza: Esto paso la verdad es que debe hacerse sin importad el sexo o la edad, pero seguirlo durante la adolescencia podría lograr salvar los poros, ya que esta zona de la epidermis es la más perjudicada por la hiperproducción sebácea y en esta misión rescate, la higiene es imprescindible ya que es la forma más fácil y eficaz de dejar respirar la piel y aportarle oxígeno. Recuerda que un ritual adecuado de limpieza permite controlar el exceso de grasa.
  • Tónicos: La luminosidad es característica de la edad, pero imagina poder potenciarla. Esto se puede lograr gracias a los tónicos especializados en piel joven, pues están pensados precisamente para apoyar la rutina de belleza adolescente. Lo mejor es que pueden utilizarse a cualquier hora del día y brindarán toda la hidratación y nutrición necesaria.
  • Hidratación: Existe una falsa creencia de que las pieles grasas en general y más las jóvenes no necesitan cremas hidratantes porque pueden aumentar mucho más la secreción sebácea, pero no es verdad, ya que sin importar su condición, la epidermis necesita sí o sí una dosis diaria de hidratación para lucir sana y reparar los efectos de las agresiones externas. Lo ideal es usarla por la mañana y debe ser un producto no comedogénico para evitar, en medida de los posible, el bloqueo de los poros.
  • Protección solar: Uno de los principales problemas a esta edad, probablemente derivado de la falta de conciencia del peligro de la radiación solar, son las quemaduras solares. Por la mañana, antes de salir de casa, incluso si está nublado, hay que aplicar una crema con SPF alto. Es muy importante hacer conciencia a esta edad sobre los efectos nocivos del sol, pues los excesos que se cometan en la juventud se pagan en la edad adulta.


Más vale prevenir que lamentar, por eso es súper importante que desde jóvenes se siga una rutina para el cuidado de la piel, pues llegada la edad adulta nuestra piel lo agradecerá.




¿Quieres nuestros productos? Ir a tienda en línea